corrector de ojeras

Cómo elegir el mejor corrector de ojeras y sacarle el máximo partido

Las ojeras son uno de los signos más comunes de cansancio y falta de sueño. A todos nos gusta lucir un aspecto descansado y radiante, por eso el corrector de ojeras se ha convertido en un imprescindible en el neceser de muchas personas.

En este completo artículo encontrarás todo lo que necesitas saber sobre el corrector de ojeras: desde consejos para elegir el tuyo hasta trucos para aplicarlo correctamente y disimular esas indeseables ojeras. ¡Toma nota!

¿Para qué sirve el corrector de ojeras?

El corrector de ojeras es un cosmético cuyo objetivo es disimular y neutralizar el color oscuro o violáceo de las ojeras. Lo consigue gracias a pigmentos que contrarrestan esos tonos aplicando el contraste de color complementario.

De esta forma, el corrector ilumina esa zona, devolviéndole luminosidad y frescura a la mirada. Unos ojos libres de ojeras aportan inmediatamente un aspecto más joven, despierto y bien descansado.

Orígenes e historia del corrector de ojeras

Aunque hoy en día es un cosmético imprescindible, el corrector de ojeras es un invento relativamente moderno. Veamos cuáles son sus orígenes e hitos más destacados:

  • Los primeros antecedentes surgieron en la década de 1930 con cremas y polvos tintados para disimular imperfecciones.
  • Pero no fue hasta los años 50 cuando el maquillador Max Factor creó el primer corrector de ojeras como tal, en formato barra. Estaba especialmente pensado para utilizarse en el cine y tapar ojeras de actrices.
  • Este invento dio lugar a la primera generación de correctores en décadas posteriores, destinados principalmente a profesionales.
  • No fue hasta 1976 cuando Almay lanzó el primer corrector en barra para el público general, dando inicio a la comercialización masiva.
  • En los 80 aparecieron las primeras formulaciones líquidas con mayor cobertura. Y en los 90 se popularizaron las cremas hidratantes color.
  • Ya en el siglo XXI la oferta se amplió muchísimo, con infinidad de texturas, acabados y activos rejuvenecedores. El corrector de ojeras se convirtió en un imprescindible de uso diario para muchas personas.

Cómo elegir el mejor corrector de ojeras según tu tipo de piel

A la hora de comprar un corrector de ojeras, lo más importante es elegir el tono adecuado para tu tipo de piel y color de ojeras:

  • Pieles claras: si tu piel es muy clara, elige correctores en tonos rosados o salmón. Neutralizarán mejor el color violáceo.
  • Pieles medias: los mejores son los beige, crudos o color melocotón. Disimularán ojeras no demasiado oscuras.
  • Pieles morenas: necesitas correctores en tonos naranjas, para contrarrestar el marrón o gris de tus ojeras.
  • Ojeras muy oscuras: aplica un corrector naranja antes de tapar con el de tu tono de piel. El naranja neutraliza mejor tonos muy intensos.

También existen correctores de colores verdes o violetas, pero lo más habitual y favorecedor es usar los tonos mencionados anteriormente.

Texturas y acabados: corrector cremoso, en barra o líquido

En cuanto a texturas, puedes encontrar:

  • Corrector cremoso: fácil de difuminar y más hidratante. Ideal para pieles secas.
  • Corrector en barra: práctico para llevarlo siempre encima. Necesitas difuminarlo bien para que no quede efecto máscara.
  • Corrector líquido: proporciona mayor cobertura. Ojo con aplicar en exceso, puede resultar demasiado opaco.

También existen correctores mate, hidratantes, iluminadores, con color o incoloros. Elige el acabado según tus necesidades:

  • Correctores hidratantes: contienen ingredientes nutritivos. Son perfectos para ojeras en pieles secas.
  • Correctores iluminadores: además de pigmentos, llevan partículas reflectantes que aportan luminosidad inmediata a la zona de aplicación.
  • Correctores incoloros: no tienen pigmentos. Solo reflejan la luz para disimular imperfecciones. Funcionan bien en ojeras leves.

Cómo aplicar correctamente el corrector de ojeras

Aplicar bien el corrector de ojeras es clave para lograr un resultado natural y evitar que se acumule en las arrugas:

  • Después de la crema hidratante y antes de cualquier otro cosmético, aplica el corrector en la zona oscura con suaves toquecitos usando una brocha o los dedos.
  • Difumina siempre hacia el exterior y en sentido ascendente para estirar la piel de esta área tan delicada.
  • No extiendas en exceso el producto para que no se deposite en las patas de gallo u otras arrugas. Lo justo para neutralizar el color.
  • Finalmente, fija con un poco de polvos traslúcidos encima para crear una superficie uniforme antes de aplicar el resto de maquillaje.

Trucos para sacarle el máximo partido a tu corrector

Estos trucos te ayudarán a aprovechar al máximo las propiedades de tu corrector de ojeras:

  • Aplica antes una crema contorno de ojos, así el corrector se difuminará mejor.
  • Calienta el corrector entre los dedos antes de aplicar para fundirlo con la piel.
  • Usa un primer ligero en esa zona si tienes la piel grasa, así absorberá mejor el exceso de grasa.
  • No olvides hidratar mucho para evitar líneas de expresión que acentúen la ojera.

Mitos y realidades sobre el corrector de ojeras

Existen algunas creencias populares en torno al corrector de ojeras. Veamos qué es cierto y qué no:

Mito: El corrector de ojeras aclara las ojeras y reduce su pigmentación con el paso del tiempo.

Realidad: Esto es falso. El corrector solo disimula el color de la ojera mientras lo llevas puesto, pero no altera ni reduce la pigmentación de la piel.

Mito: Los correctores crean adicción y hacen que las ojeras se vuelvan más oscuras.

Realidad: Tampoco es cierto. Usar corrector a diario no provoca más oscuridad ni adicción. Eso sí, es importante desmaquillar bien por la noche.

Mito: El corrector debe ser más claro que tu piel.

Realidad: Depende del color natural de tus ojeras. Lo importante es elegir el tono que mejor neutralice ese color.

Mito: El corrector solo se aplica en la ojera.

Realidad: Se difumina también en el párpado inferior y el lagrimal para integrarlo mejor.

Mito: Cuanto más claro y tapante, mejor.

Realidad: No, porque quedará antinatural. Mejor aplicar en pequeñas cantidades y difuminar bien.

¿Es recomendable usar corrector de ojeras a diario?

Usar corrector de ojeras a diario es perfectamente seguro si eliges productos no comedogénicos y adecuados a tu tipo de piel. De hecho, muchas personas lo aplican día tras día porque:

  • Les proporciona seguridad y confianza para afrontar el día con mejor cara.
  • Consiguen un aspecto más fresco y despierto, algo muy deseable en el día a día.
  • Alcanzan una apariencia más joven cuando utilizan a diario anti-ojeras con propiedades antiedad.
  • Disimular las ojeras se ha convertido en parte de su rutina de belleza matutina.

Por supuesto, si no tienes ojeras permanentes o muy marcadas, no es necesario que te maquilles esa área todos los días. Con las ojeras muy leves basta con un buen corrector hidratante o iluminador de vez en cuando cuando sientas que lo necesitas.

¿Y si tengo ojeras muy pigmentadas? ¿Se pueden cubrir del todo?

Si tus ojeras son muy oscuras o pigmentadas, puede que notarlas aunque uses corrector. En ese caso, puedes recurrir a trucos como:

  • Aplicar dos capas de corrector, dejando secar cada una antes de añadir la siguiente.
  • Usar un corrector naranja muy pigmentado antes del tono de tu piel. El naranja actúa mejor contra ojeras intensas.
  • Fijar con polvos y aplicar después un concealer más tapante encima del corrector. Esto aportará más cobertura.
  • Probar correctores más densos o en barra, que suelen tener mayor poder de cobertura.

Aun así, si la pigmentación es muy fuerte, puede que no logres una cobertura 100% completa. Lo importante es que consigas reducirla lo máximo posible para tener un aspecto más luminoso.

Anécdotas y curiosidades sobre el corrector de ojeras

Para terminar, comparto contigo algunas curiosidades en torno a este imprescindible cosmético:

  • Fue en los años 60 cuando los correctores de ojeras empezaron a popularizarse gracias a marcas como Maybelline.
  • Su inventor fue Max Factor en la década de 1950. Estaba destinado a ocultar ojeras de actrices.
  • El primer corrector de la historia en barra surgió en 1976 de la mano de Almay.
  • Hay correctores super exclusivos con ingredientes como caviar, trufa, escama de diamante o 23 quilates de oro.
  • Existen modelos muy extravagantes como los de glitter, flúor o imitando unicornios.
  • Según datos de mercado, el corrector #1 más vendido es el Instant Age Rewind de Maybelline.
  • Los tonos salmón y melocotón son los preferidos entre los correctores de alta gama.

Y esto es todo sobre el mágico mundo de los correctores de ojeras. ¿Has aprendido trucos nuevos? ¡Espero que este completo artículo resuelva todas tus dudas! Ahora ya sabes cómo elegir el tuyo y sacarle el máximo partido.

Visita nuestra tienda

¡Descubre todos los productos mencionados en este artículo y mucho más en nuestra tienda online!

Carrito de compra
Para que puedas disfrutar de este sitio web al máximo, necesitamos usar cookies. ¡Gracias por permitir endulzar tu navegación!    Más información
Privacidad