barra de labios permanente

Barra de labios permanente: el aliado perfecto para tu rutina de belleza

La barra de labios permanente se ha convertido en un imprescindible en el neceser de muchas mujeres por su capacidad de mantener el color intacto durante horas. Pero, ¿cómo nació este innovador cosmético? ¿Qué tipos existen? ¿Cómo se aplica y quita correctamente? Resolveré todas estas dudas y más.

Después de leer esta completa guía descubrirás los orígenes, beneficios, cuidados y trucos para sacarle el máximo partido a la barra de labios permanente. Incluye comparativa de las mejores marcas, opiniones y datos curiosos. ¡Al final serás una experta!

Orígenes de la barra labial permanente

La idea de crear un pintalabios de larguísima duración llevaba décadas rondando la industria cosmética, pero no fue hasta finales de los años 50 cuando una marca estadounidense lanzó la primera barra anunciada como “indeleble”.

Durante las siguientes décadas se sucedieron varios intentos, aunque las fórmulas eran demasiado secas y cuarteaban los labios. No fue hasta entrada la década de 2010, con la tendencia de los acabados mate, cuando las barras permanentes despegaron.

En 2016 se produce el gran boom, cuando marcas como Maybelline, NYX o Anastasia Beverlys Hills lanzan exitosos modelos con una pigmentación extrema y duración de más de 12 horas. En pocos meses se convierten en uno de los productos estrella para conseguir unos labios perfectos de día o noche.

Un poco de química: cómo logran la permanencia

La clave del éxito de estas barras labiales es la combinación de pigmentos con agentes fijadores de alta resistencia. Los primeros aportan el color intenso, mientras que los segundos permiten que se adhiera firmemente a los labios.

Los fijadores suelen ser polímeros, especialmente resinas de silicona, que actúan como adhesivo. También contienen ceras, como la de abeja o carnauba, que le dan consistencia cremosa. Los aceites, como el de ricino o jojoba, acondicionan los labios.

Otros ingredientes que puedes encontrar en estas fórmulas son vitamina E, manteca de karité, ácido hialurónico y glicerina, esenciales para nutrir y evitar el secado extremo de la delicada piel de los labios.

Década de los 60: el “efecto muñeca” de Max Factor

Una curiosa anécdota en la historia de la barra de labios permanente nos lleva a la década de 1960. En esa época, la marca Max Factor lanzó un pintalabios “indeleble” que prometía permanecer intacto incluso al comer o beber.

La publicidad mostraba glamurosas estrellas de Hollywood que lucían una sonrisa perfecta gracias a este innovador cosmético. Pero, paradójicamente, consiguió el efecto contrario.

Al no poder retocarlo, después de unas horas los labios quedaban emborronados de forma antinatural, como si fueran una muñeca de plástico. Por eso, la prensa bautizó el curioso efecto como “boca de muñeca”. Este fracaso inicial demuestra lo complejo que resultaba formular un pintalabios resistente pero cómodo.

Tipos de barras permanentes y sus usos

Ya hemos visto algunas variedades de barra de labios permanente, pero vamos a ampliar algo más esta lista:

  • Barra cremosa: de acabado mate suave, ideal para uso diario. Son muy hidratantes.
  • Barra ultraseca: cobertura completamente mate, pero pueden resecar los labios con el uso prolongado. Perfectas para eventos.
  • Barra con aceites: nutren la zona y aportan brillo sutil. Aptas para pieles sensibles.
  • Barra con brillo: contienen partículas brillantes para un extra de luminosidad. Bonitas para noche.
  • Tinte labial: pigmentos puros para una alta cobertura de color. Necesitan aplicarse con pincel.
  • Lápiz mate: prácticos para retoques sobre la marcha. De textura cremosa que no seca.

Truco experto: “Ombre lips” con dos tonos

Uno de los trucos más populares entre maquilladores profesionales para lograr unos labios de efecto sublime es mezclar dos tonos de barra permanente, uno más claro en el centro y otro más oscuro en los bordes.

Esta técnica conocida como “ombre lips” o labios degradados es muy sencilla de hacer siguiendo estos pasos:

  1. Aplica primero el tono más claro en el centro del labio superior e inferior.
  2. Difumina hacia los lados sin llegar a los bordes.
  3. Pinta los bordes con el tono más oscuro.
  4. Detalla el arco de cupido con un perfilador del mismo color.
  5. Mezcla en el centro para integrar ambos tonos. ¡Listo!

Con este efecto degradado tus labios se verán más voluminosos y definidos. Puedes crear looks desde neutros hasta dramáticos según la combinación de colores.

El “Lip Challenge”: una arriesgada tendencia viral

Las redes sociales son cuna de infinitos challenge virales, algunos más peligrosos que otros. Uno de los más populares entre amantes del maquillaje es el conocido como “Lipstick Challenge”.

En qué consiste: aplicar numerosas capas de diferentes pintalabios de larga duración hasta formar una gruesa crosta sobre los labios. El reto es ver cuántas barras permanentes puedes “sobrevivir” llevando puestas.

Aunque llamativo, los expertos lo desaconsejan absolutamente. Someter la piel a tanta carga de pigmentos y agentes fijadores la puede dañar gravemente, provocando desde alergias e irritación hasta infecciones.

Lo mejor es aplicar solo la cantidad justa de producto para lograr el efecto deseado, ¡y no sobrepasarnos! Recordemos que menos es más.

¿Cómo quitar una barra permanente sin maltratar los labios?

Ya vimos algunas recomendaciones para desmaquillar la barra de labios resistente, pero Profundicemos un poco más en esta importante misión sin causar daños:

  • Realiza una doble limpieza. Primero con un desmaquillante oleoso para disgregar la barra y después con agua micelar para eliminar restos.
  • Ayúdate de algodón empapado en aceite de oliva o coco para humectar la zona y retirar suavemente de dentro hacia afuera.
  • Los exfoliantes lip scrubs con aceites esenciales ayudan a eliminar las últimas partículas de pigmento sin frotar en exceso.
  • Termina aplicando una generosa capa de bálsamo ultra nutritivo y dejándola actuar toda la noche mientras duermes. Tus labios te lo agradecerán.

Preguntas frecuentes

A continuación respondo a algunas de las dudas más comunes sobre la barra de labios permanente:

¿Cómo puedo evitar que se reseque mucho mi boca?

Aplicando siempre un bálsamo nutritivo antes y realizando exfoliaciones suaves esporádicamente. Elige barras enriquecidas con aceites y mantecas naturales.

¿Se pueden mezclar y combinar diferentes barras permanentes?

Sí, son compatibles entre sí. Incluso puedes crear tus propios colores customizados mezclando varias. Eso sí, deben ser de acabado similar, mate con mate, cremoso con cremoso.

¿Es malo dormir sin desmaquillar la barra permanente?

No es lo ideal, puede obstruir los poros e irritar. Lo mejor es desmaquillarse siempre antes de acostarse, aunque el producto sea resistente. Así evitarás problemas cutáneos.

¿Sirve ponerla encima de un labial normal para fijarlo?

Funciona para sellar y prolongar la duración de cualquier pintalabios tradicional, pero el efecto no será tan extremo como usarla sola desde cero.

¿Puedo retocar la barra permanente a lo largo del día?

Sí, puedes aplicar una capa adicional cuando notes que el color se va desvaneciendo. Eso sí, ten cuidado de no sobrecargar la aplicación.

¡Espero que esta ampliada y completa guía haya resuelto todas tus dudas sobre el maravilloso mundo de las barras de labios permanentes! Ahora ya sabes cómo sacarles el máximo partido para presumir una sonrisa impecable por horas. ¿Cuál probarás?

Visita nuestra tienda

¡Descubre todos los productos mencionados en este artículo y mucho más en nuestra tienda online!

Carrito de compra
Para que puedas disfrutar de este sitio web al máximo, necesitamos usar cookies. ¡Gracias por permitir endulzar tu navegación!    Más información
Privacidad